PILATES PARA EMBARAZADAS EN GANDIA. PILAR RUBIO


 Pilates para Embarazadas

 

No sólo da elasticidad al cuerpo, también aumenta las posibilidades de un parto natural.
Durante el embarazo debes conservar la elasticidad de tu cuerpo mediante el ejercicio, es decir tu agilidad te será de gran utilidad en el momento del parto.

 

                  RELAJATE              
 CUIDA DELA SALUD DETU BEBE

 

Hay médicos que recomiendan a las futuras madres caminar o realizar ciertos movimientos diseñados para su estado, una técnica gratificante y efectiva en muchos sentidos es PILATES
Es cierto que está íntimamente ligado con la meditación, pero también se trata de una disciplina que da mucha elasticidad al cuerpo, ayuda a relajar la mente y la mantiene tranquila, lo que puede ser de gran ayuda para tu embarazo. En tu embarazo lograrás con LA TECNICA PILATES mayor agilidad muscular, además de que controla tu respiración y adquiere tranquilidad sicofísica, con lo cual te beneficiará en el momento de dar a luz.
Algunas futuras mamás sufren para encontrar nuevas posturas y otras se dan cuenta que deben mantenerse en movimiento, ya que no pueden estar mucho tiempo sin resentir los efectos del cansancio.
Otros problemas como la hinchazón de pies y los kilos de más, que se dan en forma natural con la gestación, son efectos altamente comunes. El bebé no crece repentinamente en el vientre, por lo que hay tiempo de acostumbrarse, pero en el principio es el momento en que pilates llega a ser un gran aliado.
Esto porque permite que te sientas más segura, ágil y tranquila.
Después de días de dudas y ansiedad pensando sobre la salud de tu fututo hijo, que crece en vosotras y un sinfín de cuestiones, con estos ejercicios podrás dormir con mayor facilidad o tener una buena digestión, lo que mejora tu humor.
Las embarazadas no sólo pueden disfrutar el tiempo dedicado a este método de relajación y ejercitación, sino de esos momentos en los que se puedan dejar a un lado las responsabilidades hogareñas, trabajo, los compromisos o las obligaciones. Es un lapso relajante y divertido en el que se puede establecer un estrecho contacto con su bebé y entretenerse tranquilamente con él.
Pilates aumenta las posibilidades de un parto natural y una rápida recuperación. En su tipo terapéutico, fortalece la columna y mejora la circulación y la respiración.
Los expertos en este método oriental dicen que la sensación de bienestar que proporciona da confianza y seguridad a la madre en el alumbramiento y después de éste y contribuye a que tengan mayor estabilidad, ánimo y confianza y a que aprendan a manejar sus emociones, mantener la conciencia y el control sobre sus reacciones.

 Contamos con esta metodología especialmente adaptada para el momento tan especial que estas viviendo, con todos los cuidados que ello significa.

1-   Embarazo y el Método Pilates

El período de gestación humano es de 266 días aproximadamente, estimado a partir del día de fecundación. Durante este período el organismo de la mujer experimenta un proceso biológico de adaptación, con importantes modificaciones anatómicas y fisiológicas que inciden sin duda, en su calidad de vida y bienestar.

Durante el embarazo, período especialmente significativo en la vida de una mujer, se producen cambios de orden psicológico y físico. Frente a estos cambios, es fundamental que ella esté bien preparada, es decir, sana y en equilibrio para que este proceso se lleve a cabo en forma normal con los menores riesgos posibles.
En esta preparación mental y física, la correcta alimentación, el ejercicio físico regular, la relajación y tranquilidad mental, cumplen un papel fundamental, ya que permiten sobrellevar de mejor forma los síntomas o malestares propios de este nuevo estado, así como minimizar los riesgos de eventuales complicaciones o patologías asociadas.

En la actualidad nadie pone en duda los grandes beneficios para la salud que se obtienen con la práctica regular de ejercicio físico. Estos beneficios han sido más que corroborados en numerosos estudios clínicos y de fisiología humana.

En el caso de la mujer embarazada en particular, la práctica regular de ejercicios favorece el sano desarrollo del embarazo, además de mantener el peso, fortalecer la musculatura y estimular la circulación sanguínea.

Diversos estudios han mostrado que las embarazadas que practican regularmente ejercicios, tiene entre otras ventajas, menos complicaciones y patologías propias de la gestación y asociadas a ella, tienen menos partos por cesárea, requieren de menos anestesia, su parto es más fisiológico y de menor duración, su post-parto es más breve y con menos riesgo de patología.

No obstante, si bien es cierto el ejercicio regular en el embarazo aporta beneficios considerables, no es indiferente el tipo de ejercicio que se practique, ya que algunos de ellos, más que un aporte, pueden exponer a la embarazada y al bebé a serios riesgos. En este respecto, la práctica del Método Pilates, con la asistencia profesional competente, reúne todas las cualidades y requisitos para ser considerada segura y eficiente en el logro de los objetivos propuestos para un embarazo saludable y un parto sin complicaciones.

Al ser un programa de ejercicios ligeros diseñado para fortalecer y tonificar los músculos mediante un suave estiramiento, permite el acondicionamiento cardiovascular, fortalecer la musculatura, aumentar la flexibilidad, mejorar la postura, coordinación, respiración y concentración. Además, a través de su práctica la mujer embarazada conocerá mejor su cuerpo y aprenderá a “escuchar” sus mensajes, dominará de mejor forma y concientemente sus movimientos lo que contribuirá a disminuir la ansiedad propia de su condición, permitiéndole vivir y disfrutar de este trascendental período de su vida en forma saludable. Por ello es un sistema de acondicionamiento ideal para mujeres embarazadas y una excelente alternativa para la recuperación post-parto, siendo un sistema seguro tanto para la madre como para el bebé. En el caso de mujeres embarazadas, se recomienda comenzar a practicar el Método cuando las molestias de los primeros meses de embarazo comiencen a desaparecer.

Sin embargo, es importante destacar que Romana Kryzanowska, heredera del método una vez fallecido Joseph Pilates recomienda NO iniciar su práctica durante los tres primeros meses de embarazo, sino que sostiene que sólo aquellas mujeres que se han mantenido entrenando previamente, con un embarazo sano y que tienen un buen dominio de su “powerhouse” o “centro de energía” podrían continuar con su entrenamiento durante el primer trimestre de embarazo siempre y cuando se realice bajo la supervisión de un profesional que realice modificaciones en algunos de los ejercicios y evite ciertas series. Esto es debido a que el entrenamiento efectivo del “powerhouse” o centro requiere mucha conciencia del cuerpo y de la forma en que éste se mueve, labor que se dificulta mucho durante el embarazo por el permanente cambio que sufre el centro abdominal.
A partir del segundo trimestre de embarazo pueden iniciar o continuar la práctica del Método todas las mujeres embarazadas que lo deseen siempre y cuando lo realicen bajo la supervisión de un profesional cualificado y especializado en este ámbito y cuenten con la aprobación de su médico.

Entre los beneficios de la práctica de Ejercicios con Técnica Pilates para una mujer embarazada, se encuentran:

  • Fortalece la pared abdominal, lo que es muy importante para:
    • contener de buena forma el aumento del tamaño del vientre,
    • la fuerza expulsiva en el trabajo de parto,
    • prevenir la diástasis de los rectos abdominales (separación anormal de los músculos de la pared abdominal) y
    • ayuda a disminuirla Hiperlordosislumbar ( aumento de la curva lumbar por el cambio que significa el aumento de tamaño y peso del abdomen).
  • Disminuye la tensión generada en los músculos ya que se trabaja con mucha relajación y elongación.
  • Fortalecimiento de la musculatura en general ayudando así a la estabilidad articular, la que disminuye por el aumento de la laxitud ligamentosa en este período.
  • Mejora la mecánica respiratoria y por ende la oxigenación de los tejidos y del bebé, ya que la técnica Pilates la utiliza respiración como un elemento esencial en todos sus ejercicios.
  • Por el trabajo en la musculatura de extremidades inferiores, disminuye la fatiga, edemas (hinchazón por retención de líquido), y mejora el retorno venoso previniendo o disminuyendo el riesgo de desarrollo de varices.
  • Mantiene y mejora la movilidad de las articulaciones, por ser un ejercicio suave y sin impacto.
  • Fortalecimiento del suelo pélvico, ya que a diferencia de otro tipo de ejercicios, la técnica Pilates tiene ejercicios que contribuyen al trabajo de estos músculos, ayudando así, a la recuperación post parto y manteniendo el adecuado control de esfínter evitando la incontinencia de orina.

Si se realiza ejercicio físico al menos en los últimos 6 meses del embarazo, en términos generales se puede esperar un embarazo con más ánimo y energía, menos probabilidades de hipertensión, Colestasia, lumbagos, Infecciones urinarias, edemas, várices, un parto con menos riesgos de complicaciones, de menor duración, con menores requerimientos de anestesia, un post parto mas breve y con menores riesgos de problemas.
Sin embargo es muy importante tener claro que no todas las mujeres embarazadas pueden realizar ejercicio y el ideal es que ésta práctica esté autorizada por un medico obstetra, conocedor de la historia y la condición individual de cada embarazada.

De hecho, la práctica de ejercicio está contraindicada en algunas circunstancias. Estas son algunas de las contraindicaciones para realizar ejercicio físico durante el embarazo:

A)Contraindicaciones relativas:
La contraindicaciones relativas son en general, dependientes de una evaluación y pase obstétrico, ya que con la asistencia profesional adecuada algunas de ellas no implican mayores riesgos. Son las siguientes:

  • Hipotiroidismo o hipertiroidismo
  • Hipertermia
  • Neumopatías agudas (contraindicación temporal)
  • Infección sistémica
  • Fatiga extrema
  • Diástasis abdominal
  • Contracciones uterinas
  • Obesidad excesiva

B) Contraindicaciones absolutas: Las contraindicaciones absolutas implican la recomendación de no realizar ejercicios en forma sistemática durante el embarazo por el riesgo que ello implica para la salud materna y fetal. Son las siguientes:

  • Hipertensión inducida por el embarazo o mal controlada
  • Rotura prematura de membranas
  • Trabajo de parto prematuro
  • Incompetencia del cuello uterino o abortos habituales
  • Sangrado (de cualquier tipo)
  • Placenta previa
  • Retraso de crecimiento intrauterino
  • Diabetes materna
  • Enfermedad cardiaca materna
  • Enfermedad pulmonar restrictiva

No obstante, en todos los casos, aún en ausencia de contraindicaciones, recomendamos la practica de ejercicio físico durante el embarazo bajo la supervisión de un profesional. .

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: